Blog

La laguna de oro

Desde hace mucho tiempo en las lejanías la laguna oro es habitada por familias que cultivan su propio alimento y se abastecen a sus ricas y cristalinas aguas que brotan de sus hermosas montañas. Allí vivía una familia compuesta por Francisco (El padre) Carmen (La madre) y sus dos hijos Juan y Freddy quienes salían todas las mañanas a recoger frutos silvestres que abundaban en este hermoso paisaje.

Estos hermanos vivían muy felices, hasta que una mañana escucharon un ruido muy fuerte como si un trueno hubiera golpeado sus tierras, miraron al horizonte y no vieron nada ni un rastro, de pronto la tierra volvió a estremecerse desde muy lejos oyeron una voz que pedía ayuda, aunque tenían mucho miedo decidieron buscar donde venía la voz y llegaron hasta la laguna de oro donde se encontraba una viejecita muy angustiada debajo de un árbol.

Juan muy agitado le ayudo a levantarse y Freddy busco su mochila donde tenía unas semillas muy raras, Juan le pregunto que como le sucedió eso, ella les dijo a estos jóvenes curiosos vengo de un lugar donde unos hombres están tratando de destruirme para llevarse todas mis riquezas y dañar así el hogar de muchos inocentes.

Juan y Freddy muy preocupados recordaron una vieja historia que su abuela les había contado sobre Isabel la dueña de la laguna quien ayudaba a todo aquel que lo necesitara, pero en esta ocasión era ella la que necesitaba ayuda, Juan le dijo a Freddy llevémosla con nuestros padres donde ella les comenta que esas semillas en su mochila son la solución le dio a toda la familia que sembrara eso al borde de la laguna a lo que ayudaría que los hombres malos se perdieran en una espacie de bosque, los hermanos fueron muy rápido al lugar y depositaron las semillas que no tardaron ni 6 minutos en crecer.

Cuando los hombres malos llegaron vieron ese poco de árboles y al entrar en el bosque duraron 5 días perdidos, los hermanos Juan y Freddy les dijeron que les mostrarían la salida y se iban para siempre ellos accedieron y se fueron

La pobre viejecita los invito a estos dos hermanos valientes a su casa para agradecer su valentía, ellos la acompañaron hasta la laguna donde ella les dijo       que esa era su casa, los jóvenes sorprendidos por la antigua historia de su abuela era verdad la viejecita abrió la laguna y empezaron a caminar a una especie de aldea los jóvenes felices conocieron una tribu nueva.

La viejecita los llevo a su cabaña donde cambio su forma en una mejer hermosa con el pelo dorado, les dijo que ella era la laguna y les agradeció con 10 naranjas los jóvenes agradecieron y al salir se dieron cuenta que al cambiar la viejecita toda la aldea se hizo de oro.

Juan y Freddy cerraron los ojos y de nuevo se encontraban en la orilla de la laguna donde estaba la mochila con sus 10 naranjas, Freddy las fue a recoger y pesaba aún más cuando miraron todas las naranjas eran de oro

Los jóvenes ayudaron a las otras familias con sus cultivos y ganados y así pudieron salir adelante con ayuda de la laguna

Moraleja: Siempre has el bien no importa quien lo necesite tu solo colabora y nunca esperes nada a cambio de pronto aquella persona te de unas Gracias y así puedas alegrar tu día o tan solo unas naranjas de oro y así ayudar a toda una comunidad.

Autor:
Freddy Giohany Galván Márquez
Estudiante grado Décimo

Inscripciones






×